Página Entidad

Bloque Principal

icono
Historia
usted está en Municipio » Historia

La riqueza agrícola del término y territorio que linda la localidad de Valverde de Leganés unido a sus abundantes recursos hídricos, ha facilitado que algunas hordas o clanes se asentasen en la zona ocupando los lugares más favorables para recolectar frutos o vivir de la caza o la pesca.La existencia de estos asentamientos en torno a Valverde de Leganés, queda testimoniada con las Tumbas Megalíticas que hoy se pueden contemplar por los alrededores del pueblo, en las que se han descubierto diverso material del período final del Neolítico.

Panorámica campiñaLa dominación romana es generosa en sus muestras, y sus asentamientos se encuentran por doquier, las Matiñas. Pocacibera Matacaballo, Fuente Omendo, Valdesevilla, los Llanos, los Arcos, etc, dan muestra de ello. Como ejemplo más importante a destacar hasta ahora, un hallazgo y descubrimiento a solo 6 kilómetros de la población; se trata de la Villa Romana de la Dehesa de la Cocosa fundada cuando ya estaba adelantado el siglo I antes de Cristo, en la que se han encontrado termas, lagar de aceite y otros restos.

Los orígenes del actual núcleo valverdeño siguen aún en el aire debido a la falta de documentación, lo cual nos obliga a lanzar una hipótesis a partir del único y más antiguo documento descubierto hasta el momento, que data del siglo XIII en el que aparece como una aldea del Obispado de Badajoz con el nombre de Valverde de Badajoz, dado que jurisdiccionalmente pertenecía, por entonces, a la mencionada ciudad junto a las aldeas de los Revellados y Valdesevilla.

En 1255 fue restablecido el Obispado de Badajoz por Alfonso X El Sabio, quitando territorios a la Orden de Santiago, para poder asignarle una jurisdicción propia. Valverde pasó de ser propiedad de esta orden a ser del Obispado de Badajoz. Anteriormente Valverde de Leganés contó con un Convento de Templarios al sitio del callejón Monroy, lo que nos lleva a lanzar la hipótesis de que debieron ser estos sus fundadores. Si tenemos en cuenta que en 1.143 se establecieron en España esto nos hace pensar que su fundación data de fecha intermedia.

En el año 1385 se produce la contienda entablada entre Castilla y Portugal, que culmino con la derrota de Juan I de Castilla por el Maestre de Avis, luego Juan I de Portugal, en Aljubarrota, de cuya batalla se libró de morir Don Pedro Nuñiz de Godoy, Gran Maestre de la Orden de Santiago que huyó hacia Valverde de Badajoz, donde se refugio y donde fue esperado por el enemigo que lo apresaron y dieron muerte junto a sus acompañantes.

La condición de pueblo fronterizo directo con Portugal provocó que a lo largo de los siglos XIV y XV se sucedieran las incursiones y escaramuzas entre portugueses y castellanos en las que Valverde estuvo por medio. Para restablecer la concordia se concertó un encuentro en Badajoz el año 1481, si bien debido a las reticencias de los portugueses de celebrarlo en esta ciudad luego se realizó en Almendral, aunque sin llegar a ningún acuerdo, y posteriormente en Valverde de Leganés, donde finalmente se firmó la paz. En la negociación participaron los obispos de las principales ciudades de ambos países, entre ellos el pacense, más la infanta lusitana Doña Beatriz, que tras la firma de la paz se retiró a Badajoz. donde permaneció unos días agasajada por la ciudad.

Panorámica desde el Cerro de AlcántaraEn 1569, el municipio, de la Comunidad de Villa y Tierra de Badajoz, es vendida al Duque de Bejar.

Seria con la llegada de los Reyes Católicos a finales del siglo XV cuando se consigue la tranquilidad y prosperidad que, entre otras cosas, trajo consigo que en 1591 el censo de la Corona de Castilla arrojase para Valverde una población de 615 vecinos (en torno a unos 2500 habitantes). De ahí se explica que por estas fechas se comenzaran las obras de reforma de la antigua Iglesia Parroquial bajo una concepción monumental de extrema grandiosidad y que no resultaría concluida hasta 1766, rematándose de acuerdo con una estructura más modesta que la inicialmente prevista.

En el siglo XVII se acordó la venta del Señorío a Don Diego Felipe de Guzmán, Marqués de Leganés, marquesado que más tarde se incorporaría a la casa de Altamira y que se mantuvo en sus descendientes hasta la abolición del Régimen Señorial en 1811. Tomando así por tanto desde el siglo XVII el nombre definitivo de Valverde de Leganés, dejando por tanto el de Valverde de Badajoz.

Durante este periodo vuelve el conflicto bélico con la Guerra de Restauración portuguesa (1640–1668), que constituye una etapa critica influyendo negativamente en la estructura poblacional del pueblo que fue arrasado y abandonado por los moradores del momento durante cerca de 26 años.

Las campañas más desastrosas fueron las de 1641 a 1643. Algunas de ellas son la del 17 de septiembre de 1641 de los Castellanos contra la villa de Olivenza en la que los portugueses salieron victoriosos teniendo que retirarse las tropas a Valverde que una vez más hubo de acoger contingente militar con la consiguiente manutención que esto suponía. En este mismo año las tropas del Conde de Monterrey derrotaron ampliamente a los portugueses, que atacaron una vez mas la villa de Valverde de Leganés siendo enérgicamente rechazados.

En 1643, el General portugués Martín Alonso de mello alcanzo una sonada victoria contra los castellanos en la villa de Valverde contando con unos 3.000 infantes y unos 500 caballos formando tres escuadrones y dirigiéndose a la localidad. Los vecinos, que serían unos 400 (1.800 habitantes), contaban con 600 infantes y 200 caballos y habían fortificado la villa pero fue inútil ya que todas las viviendas de la villa se fueron tomando una tras otra matando a muchos mientras se hicieron camino hasta el Fuerte de la Plaza de la iglesia que no lograron conquistar. Robaron y saquearon el pueblo matando un gran numero de hombres y mujeres de tal manera que quedaron tan resentidos y recelosos los moradores de la villa que decidieron abandonarla durante largo tiempo.

El Marques de Leganés herido por esta derrota no dejó en su empeño, y unos años después intentaría repetidas veces atacar la villa de Olivenza desde Valverde, con resultados negativos dado el escaso número de efectivos de que disponía.

Poco tiempo tuvieron los valverdeños de reponerse de la derrota pues tan sólo 30 años después del final de este conflicto, a principios del siglo XVIII y debido a la Sucesión de la Corona Española, se produce una nueva situación de Guerra que provocó de nuevo el temor de los habitantes que mayoritanamente volvieron a abandonar la Villa durante unos 8 años (1704 hasta 1712). Afortunadamente la población se fue recuperando y a finales de siglo ya contaba con unos 400 vecinos, es decir, una media de unos 1800 habitantes.

Panorámica de Valverde de LeganésYa en 1801 el territorio extremeño se vio aumentado con la incorporación de Olivenza, lo cual supuso para Valverde de Leganés un alivio por que desde este momento dejaría de ser frontera directa con Portugal, dejando su puesto a la vecina población. En 1.808 se declara la Guerra a los Franceses (Guerra de la Independencia) creándose un Ejército de Defensa de Extremadura. Valverde fue atacado varias veces por las tropas Francesas y, finalmente, ocupado. El 18 de febrero de 1810 se produce la acción de Valverde de Leganés, en la cual el guerrillero Morillo cae sobre 900 jinetes franceses que pernoctaban en el pueblo, infiriéndoles bajas que se elevan a cien. Doña Catalina Martín López de Bustamante, se distinguió en la acción de Valverde de Leganés obteniendo el grado de alférez de caballería.

Un año después, Valverde de Leganés participó en la preparación de la Batalla de La Albuera acogiendo el 13 de mayo de 1511 al contingente militar y a los jefes del ejército, que se reunieron en la casa número 9 de la calle de las Torres en la que como Cuartel General, el General Castaños, el mariscal Beresford y los generales Wellington y Scout trazaron el plan de operaciones y firmaron las capitulaciones a las que se comprometían ambos ejércitos.

Una vez finalizado el conflicto, el número de habitantes fue en crecimiento de tal manera que a finales del XIX el Ayuntamiento se vio obligado a conceder terrenos a buen número de vecinos aumentando considerablemente la trama urbanística por estas fechas. No podíamos terminar este breve recorrido histórico sin destacar la figura de los valverdeños Don Miguel Granadilla Lima y Don Anselmo Ortiz Rodríguez. el primero por demostrar gran interés y acierto en su tarea como alcalde de la localidad a finales del XIX y el segundo por descubrir, en las primeras décadas del siglo XX, un sistema que mejoró la iluminación por electricidad, del que la prestigiosa marca OSRAM compró la patente para sus bombillas.

BIBLIOGRAFÍA:

  • «Tras las huellas de un pueblo» (1999), Agustín Fernández Caballero.
  • «Patrimonio de la Parroquia y Dehesas Goyales del Concejo» (2007), Agustín Fernández Caballero.
  • «Evolución Diacrónica de Valverde de Leganés y sus señoríos» (2010), Agustín Fernández Caballero.
  • «Valverde de Leganés en HOY 1955-1975» (2011), Fernando Negrete García